Loading...

jueves, 21 de octubre de 2010

Introducción

La fauna silvestre es un recurso económico de significativa importancia en todo el país por lo que deben ser utilizados de manera sostenible.
El Perú es uno de los países con mayor diversidad biológica del mundo. Así lo demuestra la presencia de cientos de especies de aves, mamíferos, reptiles, anfibios, peces y millones de insectos y otros invertebrados cuyo hábitat se encuentra en los desiertos, punas, bosques húmedos y secos, lagos, ríos y mares del territorio peruano.
En relación a la fauna silvestre existe una variabilidad importante. Se encuentran especies típicas de la zona tropical como aves silvestres, primates y felinos, y camélidos sudamericanos en la zona andina. El mar presenta a sí mismo una gran riqueza ictiológica en la costa y aguas continentales.

El Perú tiene registradas 461 especies de mamíferos, en 9.9 % del total mundial; 1760 especies de aves (17.7% del total mundial); 384 de reptiles (4.8% del total mundial) y 332 de anfibios (6.9% del total mundial). De otra parte, existen 110 especies endémicas de aves, 58 especies endémicas de mamíferos, 98 especies endémicas de reptiles y 124 especies endémicas de anfibios.
En cuanto a los invertebrados, la cantidad es impresionante como lo prueban los estudios realizados en la Zona Reservada Tambopata-Candamo, en la selva sur del Perú. Allí en la copa de un solo árbol se detectaron 5000 especímenes de insectos, con 500 especies de coleópteros y 80 de hormigas. El 80% de estas especies eran nuevas para la ciencia. Un porcentaje importante de las especies de la fauna que habitan el Perú es endémica del territorio peruano.
Desde mediados del presente siglo, el estado peruano ha cobrado conciencia de la riqueza biológica presente en su territorio y ha dictado una serie de normas legales, con la finalidad de conservarla y protegerla.
Así tenemos que existen disposiciones legales para la protección de la vida silvestre hace 50 años. La mayoría de estas normas se refieren a determinadas especies, como normas exclusivas para lagartos, vicuñas o delfines. Adicionalmente existe un marco legal general que aporta una categorización de las especies amenazadas. Allí están comprometidas especies en vías de extinción, en situación vulnerable, raras, indeterminadas y fuera de peligro.

No obstante el marco legal que las protege, las especies de fauna silvestre no han sido ajenas a un largo proceso de pérdida y deterioro a consecuencias de una política poco clara respecto a su valor e importancia. Otros factores negativos comprometen la creciente contaminación del aire y aguas, el desarrollo industrial y demográfico no planificado, la erosión de los suelos, la caza furtiva y la extracción ilegal de recursos.
Esta circunstancia hace imprescindibles disposiciones legales orientadas a garantizar un manejo adecuado de las especies de fauna silvestre, esto es, que asegure su conservación e impulse el beneficio económico de las poblaciones que comparten el territorio con ellas. 

Desde 1975, el Perú es País-Parte de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, más conocida como CITES. La CITES es un instrumento jurídico internacional dotado de los mecanismos necesarios para proteger las especies no sólo en cuanto bien estético o ecológico sino valor económico para los países del tercer mundo.